Santi Vivanco

Click en la imagen para leer la nota completa
Parece que si eres el primogénito de una familia que lleva dedicándose al vino desde hace más de un siglo, tienes el futuro profesional escrito. O no.